• Campaign for Christ Int'l

Campaña en Perspectiva: Antigua, Guatemala

Updated: Apr 28

A principios del mes de marzo, el Señor nos permitió visitar la aldea de San Lorenzo el Cubo, en las afueras de Antigua, Guatemala. Fueron semanas intensas de planeación y preparación por parte de CCI y de la iglesia local, Iglesia Cristiana Belén, para poder llevar a cabo las campañas. Estábamos a la expectativa de lo que el Señor tenía preparado para las personas locales, y cómo la tormenta que venía de oriente, en la forma de la Pandemia por COVID-19, pudiese afectar nuestros planes de campaña.


Teníamos planeado tres semanas de campañas en Guatemala, visitando 6 ciudades del país. Con la ayuda del Señor, se pudo completar dos de los tres días de campañas evangelísticas planeadas para la primera semana, y a pesar de que tuvimos que posponer el resto de nuestras campañas en Guatemala, estamos muy agradecidos con Dios por Su presencia y el mover de Su Espíritu Santo, llevando fruto en esos días que se pudieron realizar.


Sabemos que Dios tiene el control de todo, y que nada se escapa de Su conocimiento. Y en Su infinita misericordia nos permitió completar esa primer semana, faltando solamente el último día de actividades evangelísticas, ya que tuvimos que acatar la disposición de las autoridades locales ante la llegada de la Pandemia a Guatemala.


En cada campaña, el mover del Señor es único, diferente para cada lugar, y es maravilloso ver cómo Dios bendice no solo a las personas locales, sino también a los voluntarios locales y al mismo equipo de CCI con lecciones y experiencias memorables. En esta ocasión, el Pastor Freddy Castellanos nos comparte su perspectiva y la del equipo local, de cómo el Señor se movió en medio de la campaña, desde la perspectiva de los obreros. ¡Esperamos les sea de mucha bendición!

Entrevista


Pastor Freddy Castellanos y su esposa junto con los Hnos. Alway

1. ¿Cómo nace el deseo de realizar la campaña y en qué momento se involucra CCI?

Realmente aún no tengo una explicación clara, sin embargo, el anhelo nuestro como pastor y congregación era que el Señor enviara un avivamiento para nuestras vidas, para nuestra iglesia y para la aldea en donde está ubicada la misma.

En ese proceso, de pronto surge la noticia de que nosotros habíamos sido tomados en cuenta para que CCI realizara tres campañas en el país y que nosotros eligiéramos la fecha para dicha campaña, y pensábamos que la mejor fecha era la primera y que era una de las opciones que CCI nos daba. Así fue como aceptamos muy alegres y muy agradecidos con el Señor realizar esta campaña, porque teníamos la esperanza que era una puerta que el Señor estaba abriendo para el pueblo de San Lorenzo El Cubo en Ciudad Vieja, Sacatepéquez en donde está ubicada nuestra iglesia.


2. ¿Hubo pruebas u oposición espiritual? ¿Cuáles fueron algunos desafíos previo a la realización de esta campaña y durante la campaña?

Bueno, yo creo que el enemigo de nuestras almas siempre se va a oponer y tratará de desanimarnos para que nosotros no permitamos ni aceptemos el reto de realizar una campaña como la que CCI tenía planes de hacer. Definitivamente, nos costaba entender qué tanto teníamos que trabajar y hacer para realizar dicha campaña. A raíz de eso, tomamos la decisión como pastores de invitar a Hno. Fidel Reyes para que él nos explicara cuál era la manera para poder iniciar con los trabajos.

Platicando con él, entendimos que sí hacíamos el esfuerzo, no sólo el pastor y su esposa, sino toda la iglesia, podíamos eliminar cualquier duda y desánimo en relación a realizar dicha campaña. Efectivamente, vimos muchas situaciones y desafíos como por ejemplo, ya que algunos hermanos de la iglesia trabajan en salud, nos hicieron ver que si no tenemos un permiso de realizar la Jornada Médica íbamos a tener problemas con el Ministerio y Salud y muchas otras más. Sin embargo, en mi mente, estaba la claridad que CCI estaba haciendo ese trabajo, y lo descartamos como una oposición para realizar dicha campaña.

Lo primero que causó un desanimo a nuestras vidas fueron los costos para montar una carpa, para contratar el sonido, y muchas otras cosas que necesitábamos tener listas, como por primera vez íbamos a tener bautismos inmediatamente después de cada servicio si habían convertidos, y era uno de los desafíos importantes para nosotros como pastores, porque entendemos claramente que para ser salvos necesitamos creer y ser bautizados inmediatamente y no tenemos que esperar más tiempo. Y fue maravilloso ver cómo Dios nos respaldó y cómo Él estuvo en la Campaña y en la Jornada Médica.


3. ¿Qué sentir puso el Señor en su corazón respecto al tema de la campaña? ¿Cuál sentía Usted que era el objetivo de Dios en permitir la realización de esta campaña en su ciudad?

Necesitábamos entender que Cristo no mora en el corazón de muchos de los miles de millones de habitantes de la tierra, y nuestro pequeño pueblo, San Lorenzo El Cubo, realmente tiene ese mismo problema. Nuestro mayor anhelo era que el Señor pudiera enviar un mensaje de Su Presencia a este pueblo, y que alcanzaran Su salvación y el perdón del Señor para sus vidas.

Yo creo que era el objetivo de Dios, el permitir la realización de esta campaña en nuestra aldea, una aldea muy pequeña, pero así de pequeña era muy necesitada. Y fue increíble cómo el Señor permitió que esta campaña se realizara. Después de ver todo lo que había sucedido inmediatamente después de los dos primeros días de la campaña, entendemos que el Señor ama a este pueblo. Anhelamos seguir luchando porque el Señor salve a muchas personas más y que ellos no vean las cosas naturales como el único beneficio para sus vidas, sino que vean la necesidad de su salvación eterna.


4. ¿De qué manera vio el mover del Señor durante la campaña? ¿De qué maneras se manifestó?

Nos cuesta expresarnos con palabras humanas, ya que fue increíble la asistencia de personas a nuestra iglesia. Tenemos el informe de que fueron más de 400 personas las que estuvieron presentes y estábamos seguros que un 65% era gente de afuera. No invitamos a ninguna iglesia en particular, sino hicimos el trabajo de repartir volantes un mes antes y durante la semana de la campaña para que la gente acudiera a estas actividades espirituales y por supuesto les estábamos ofreciendo la Jornada Médica pensando en la salud física de cada uno. Y fue maravilloso cómo la gente respondió cada noche. Realmente estamos agradecidos con el Señor.

Efectivamente, vimos gente muy agradecida, gente arrepentida y dispuesta a volverse al Señor. Otros quedaron conmovidos por el mover del Señor durante esas dos noches.


Muchas personas fueron bendecidas durante las actividades evangelísticas en San Lorenzo el Cubo, Guatemala.

5. La Clìnica atendió a 368 pacientes sin contar a muchos fugados. La asistencia total aproximada por las noches fue de 460 personas. Hubo 40 nuevos convertidos, 6 rededicaciones y 21 bautizos. ¿Esperaba estos resultados?

Para ser honesto, tengo que reconocer que mi corazón tiene mucha incredulidad. En mi ser interior había gran temor de que la gente no llegara, pero al final de todo esto me di cuenta que el trabajo no le pertenece al hombre, sino que lo hace el Señor. Nosotros solamente somos vasos inútiles en Su Mano, y es importante entender que el Señor no nos necesita y que Él puede hacer el trabajo sin que nosotros estemos presente, pero Él siempre quiere tomarnos en cuenta y Él espera que estemos dispuestos a servirle. Yo creo que fue Su Mano Misericordiosa el resultado de la necesidad de este pueblo, y eso se lo agradecemos MUCHO al Señor.


6. Al ver los números finales, la respuesta de la gente y la prueba que venía por COVID-19, ¿qué sintió?

Estábamos muy agradecidos por esas dos noches de campaña. Y de pronto fuera de nuestra voluntad estábamos en reunión con los líderes de nuestra iglesia a las 12:30 de la madrugada, donde tomamos la decisión de cancelar el servicio del día domingo, donde nuestro Hno. Josiah Alway iba a compartir el mensaje en nuestra iglesia para la gente que quisiera estar.

Realmente desde ese día en nuestro corazón había un poco de confusión, tal vez no una falta de fe, sino que no sabíamos lo que venía para nosotros ni para Guatemala, Centro América y todo el mundo, en relación a ese virus que hasta el día de hoy entendemos que, no importa la razón por la cual está en el mundo y cómo ha contaminado a esas personas, sino lo más importante para nosotros es saber que el Señor lo permitió para probar nuestros corazones y de todo el pueblo de Dios, para ver hasta dónde tenemos nuestra confianza en Él. Sabiendo que si estamos bajo el amparo del Altísimo y la sombra del Omnipotente, seremos guardados de cualquier plaga o juicio que el Señor envíe a este mundo.

Algo que sí podemos decir es que en un momento, estando con nuestra iglesia cerrada y los miembros encerrados en sus hogares, viendo la comunicación de nuestro primer mensaje pudimos entender que estábamos como el pueblo de Israel en Egipto, guardados en nuestras casas y viendo cómo el Señor enviaba el juicio a todo el país con Sus plagas. Entendemos claramente que nosotros tenemos de estar en Gosén mientras el mundo recibe el juicio y la limpieza de Dios, la cual estamos viviendo naturalmente y espiritualmente.


7. La iglesia local ciertamente trabajó ardua y diligentemente para hacer todo esto posible. Personal de CCI mencionó ver el Cuerpo de Cristo activo y palpable a través del equipo de colaboradores. ¿Algunas palabras para dichos colaboradores?

Por supuesto, nosotros reconocemos que el amor que el Señor ha puesto en muchos miembros de nuestra iglesia se manifiesta de esta manera. Siempre hay gente que quiere colaborar y que anhela participar. No pensando si va a ser remunerado o no, sino que están agradecidos de ser usados por el Señor para toda buena obra.

Realmente, animamos a todas las ovejas de nuestra iglesia que no se desalienten, que sigan luchando aunque estén encerrados en sus casas, síganle dando gracias al Señor por ser partícipes de tantas bendiciones como el tiempo en que la Campaña Evangelística de CCI funcionó en nuestra iglesia esas dos noches, las cuales fueron suficientes para entender que el Señor está sobre nosotros y que aún sigue vigente la Gracia del Señor para aquellos que la buscan.


El Señor se hizo presente durante las actividades evangelísticas. Estamos muy agradecidos por el río de Su presencia.

8. ¿Qué mensaje o enseñanza dejó la campaña evangelística a Usted y/o la congregación local?

El Señor siempre estará dispuesto a perdonar y a permitir que el hombre se arrepienta de sus pecados y se vuelva a Su Creador y por supuesto, también nosotros como Cuerpo de Cristo necesitamos reconocer, que le fallamos y que muchas veces hemos cometido errores, por no decir, hemos pecado, pero al arrepentirnos y confesar nuestras culpas, acercándonos al Señor, el siempre estará dispuesto a perdonarnos si le confesamos de todo corazón y si estamos dispuestos a separarnos de toda esa maldad.


9. ¿Algún testimonio o experiencia en particular que quiera compartir?

Recordamos con uno de los líderes a una mujer, la primera que aceptó al Señor la primera noche (viernes) de la campaña, quién al llegar a la Jornada Medica del día sábado manifestó estar muy feliz y sonriente por primera vez, que no dudo en invitar a su esposo para que asistiera esa noche. Tanto así, que ella fue la primera persona en pasar al altar para aceptar al Señor y ser bautizada inmediatamente ese viernes por la noche; y así abrir la brecha para que otros se acercaran como ella lo hizo, confiadamente a los pies del Señor.

Fue admirable ver cómo los asistentes, no pensando en “si entiendo y no entiendo”, sino creyendo nada más, respondieron al tener los bautismos inmediatamente después de la conversión, y que la gente no se resistió. Sino al contrario, fue una bendición porque cada vez que pasaba un inconverso para aceptar al Señor, en ese momento otros anhelaban también ser bautizados. Y eso es un milagro.

Algo que el Señor me permitió vivir como pastor, fue algo que afectó mi corazón de tal manera que fui quebrantado hasta lo más bajo. Después de la primera noche del viernes cuando nuestro hermano evangelista, Hno. Josiah Alway, hizo la invitación [a pasar al frente], vimos cómo él y su traductor el Hno. Fidel Reyes se postraron ante la Presencia del Señor frente a toda la concurrencia. Mi corazón fue golpeado de tal manera y pude oír la voz del Señor que me dijo: “Es el momento de que pases para hacer la invitación para que los pecadores se vuelvan al Señor.” Y como un resorte me levanté, y Hno. Josiah me dio el micrófono, y exhorté de parte del Señor a la gente. Fue increíble cómo muchas personas pasaron al altar y estoy seguro que el Señor había hablado con autoridad a sus corazones y que la salvación de ellos estaba a la puerta. Por supuesto, hubo gente que se reconcilió con el Señor; fue una rededicación al Señor y de pronto empezaron los bautismos. Fue algo maravilloso, fue algo que nunca voy a olvidar y es algo que ha tocado mi corazón por días.

Y es increíble cómo el Señor posterior a esto, porque no terminamos la campaña sino el día sábado fue la última noche, tuvimos dos experiencias maravillosas en relación a esta campaña y el mensaje en cuanto a creer y ser bautizados. Tenemos el testimonio de dos familias diferentes, de que hemos predicado a través de audio y video, y hemos visto la disposición de niños, el primero aproximadamente de 10 años, quien un domingo le pidió urgentemente a sus padres que nos hablaran porque sentía la necesidad de bautizarse, ya que él había aceptado al Señor en su casa durante el Holocausto de la noche. Y al día siguiente, el lunes, lo bautizamos. Increíblemente al día siguiente, sin saberlo, otra hermana nos escribe y nos da el testimonio que sus dos hijos, un jovencito de 12 años y otro de 9 años también aceptaron al Señor y que urgentemente necesitaban bautizarse. Entonces al día siguiente, martes, bautizamos a estos dos jovencitos ya que ellos sentían la necesidad que después de haber creído necesitaban bautizarse.

Fue precioso llegar a la iglesia en las dos ocasiones y con un pequeño grupito de hermanos realizamos los bautismos esos dos días. Y fue increíble darnos cuenta de la importancia de creer de la restauración de la doctrina de bautismos que muchos habíamos olvidado y es un privilegio hermoso poder cumplir la palabra al pie de la letra.


10. ¿Palabras finales para nuestros lectores?

Hermanos, no dudemos que el Señor está a las puertas y definitivamente sabemos que el Señor está levantando ministros, siervos suyos, que están predicando a los inconversos para que se vuelvan y se conviertan a Su Creador. Está claro lo que el Señor dijo: “La mies es mucha y los obreros pocos.” Y el Señor invitó a sus discípulos y les dijo: “Orad al Señor de la mies, para que mande obreros a Su mies.”

Hermanos, por favor, oremos todos los que están leyendo esta entrevista y pidámosle al Señor que Él levante obreros para Su mies. Quizá Usted que está leyendo esta entrevista sea una de esas personas que el Señor quiere levantar para que Usted le sirva predicando el evangelio a todo el mundo.

Agradecemos al Señor y al ministerio de CCI por el gran privilegio que nos dieron de tenerlos en nuestra iglesia y en nuestra ciudad, y el poder haber compartido muchas noches y tiempos de comida, y en especial el compañerismo con ellos. Estamos agradecidos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo por tan grande Misericordia. Dios les bendiga.

—Fidel Reyes

278 views

©2020 Campaign For Christ International.

Campaign for Christ International is a registered 501(c)(3) non-profit organization